miércoles, 22 de mayo de 2019

La Tierra es Niñista.


                                               (La pintura es de Eugenio Zampighi)


(De mi muro de facebook, el 17 de marzo del 2018)

Pues pienso que de igual modo que se creó el feminismo, podríamos crear un "niñismo". Defensa de la igualdad de derechos de los niños. Pero en realidad la Tierra me corrige y me dice que eso no le vale, ya que Ella lo que quiere es que los niños tengan MÁS derechos que los adultos.
Por ejemplo: si un adulto desconocido viene, se pone borde y te suelta un guantazo, estás en tu derecho de defenderte con fuerza o devolvérselo. Pero con un niño eso no debe hacerse.

"En realidad todo debiera enfocarse, proyectarse y decidirse pensando en los niños como prioridad, pensando en el bien de los niños"- me dice la Abuelita Tierra del Teleno- "Y eso no se está haciendo ni siquiera en mucho del feminismo".

"En toda situación en la que tengas dudas acerca de qué es lo mejor, observa lo que cada opción produce en los niños implicados en la situación de manera directa o indirecta, y decide en consecuencia. Si quieres ser como mis manos sobre mi superficie, has de saber que así piensa mi corazón: lo primero, los niños. Hay que elegir la mejor opción para ellos, de las que sean factibles para tí. Y que sepas que todas las cosas que te sugiero surgen de la búsqueda de lo mejor para ellos".


Gran consejo.



martes, 21 de mayo de 2019

Aliens e "insectización" humana (Sobre "La Vida Secreta" de David Jacobs)





(Escrito en mi muro de facebook, noviembre 2017)

Estoy leyendo un libro sobre abducciones alienígenas escrito por el historiador David Jacobs (el señor de la foto de la derecha), titulado "La Vida Secreta", y me encuentro a un paso de señalar que los culpables de lo que yo llamo la "insectización" de la humanidad, la ruptura de equilibrio, y el querer hacer colmenas o termiteros de nuestras vidas, criar sin apego, ejércitos, etc, son "ellos". Sea lo que sea que sean "ellos", tanto si son sueños, entidades de energía, pesadillas, monstruos o reales et´s de materia más o menos sutil. Creo que es secundaria la consistencia de su realidad en este sentido, porque el caso es que mucha la gente los ve en su interior, son sus "demonios" y les afecta realmente verlos. Y curiosamente esos seres muchas veces son descritos con aspecto insectoide. Su comportamiento social, esa cosa tan colectiva, sin emociones, tan organizada, también es muy insectoide.

(Esto me trae el recuerdo de una de las visiones chamánicas más perturbadoras de mi historial, y que tal vez cuente en otro momento, sobre seres de energía con aspecto de insecto, inoculando ideas a la humanidad para manipularles)


También llego a la conclusión de que los investigadores de este fenómeno aún andan despistados, indagando con hipnosis en las "imágenes" visuales que recuerdan o no recuerdan los supuestos abducidos, cuando en realidad tendrían que enfocarse en lo que su cuerpo sabe y puede contar, porque las imágenes pueden significar muchas cosas, pero lo que siente y ha registrado el cuerpo en un nivel celular y visceral, es otro asunto. Ahí sin duda estará la verdad. ¡Hay que preguntar AL CUERPO, no a la mente...!

Es muy curioso, también, que al final mucho de este tema gire, como casi siempre en mis investigaciones, acerca de la MATERNIDAD. No esperaba encontrar algunas cosas que estoy leyendo, que parecen estar sacadas de un estudio sobre la necesidad del apego y el afecto con caricias, en la crianza. Encontrar eso en un libro sobre supuestos aliens y supuestos abducidos traumatizados por la experiencia...es muy fuerte el asunto.

Ya voy por la mitad y mira, me está resultando interesante aunque solo sea para reflexionar sobre lo que he dicho, y comprender mejor, desde cerca, uno de los fenómenos psíquicos y energéticos más raros y típicos del siglo XX-XXI. Nuestra cultura está permeada por estas historias, pero es que además hay miles y miles de personas en el mundo afectadas por estas sensaciones "locas e inconfesables". Significativo de algo, sin duda. ¿Pero de qué...?

Vuelvo a la "insectización". Si lo unimos con el factor híper tecnológico presente en las vivencias del fenómeno, nos daremos cuenta de que una gran parte del pack aliens-ovnis gira en torno a seres de comportamiento poco emocional e insectoide, hiper tecnológicos... ¿Y no es esa dirección la que parece tomar nuestra civilización? Entonces me pregunto: ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Las "vivencias" con abducciones y platillos volantes aparecieron porque reflejaban un futuro posible de nuestra sociedad, llevándonos a visiones extremas de esta posibilidad...o llegaron primero estas "entidades" o "pensamientos" al ser humano, y a raíz de su influencia, la humanidad pisó el acelerador del sueño tecnológico-evasivo (inclusive el sueño de huir al espacio exterior) a costa de sacrificar pautas de comportamiento y necesidades netamente humanas (afecto, cuidados, caricias, tierra...) ?

Fíjate tú lo que supuestamente, y según los relatos de los abducidos, les sucede a esos aliens: Tienen graves problemas para reproducirse. No conocen el afecto, el apego. Lo enfocan todo en plan colmena. En plan criadero. Intentan crear bebés en frascos de laboratorio. No tienen sexo o lo tienen con dificultad y sin emociones. Buscan a los humanos para inyectar vitalidad en sus crias aliens o híbridas. Estudian nuestra sexualidad, nuestras emociones, loque les falta y no conocen. Decía una abducida, durante en trance de hipnosis regresiva, indignada, que se sintió como una vaca, como ganado. Otra decía que le recordaba a su pasada y traumática vivencia de Auschwitz, por lo maquinal, industrial aséptico, por lo no emocional del asunto.

Curioso, cuando menos, que el conjunto de insectización+hiper tecnología parece estar asociado con la pérdida de sexualidad "sana", de fertilidad, y de emociones. Al margen de qué significan realmente estas historias y si son verdad literal o mera fantasía, creo que hay unas señales en ellas que pueden ser leídas por todos nosotros. Personalmente veo los signos de la degeneración de un colectivo o de su miseria. Algo de lo que debiéramos huir, en lugar de imitar.

Todas las naves espaciales de ciencia ficción no valen una mierda al lado de la experiencia hermosa, plena, de la vida carnal en el amor, creando vida, siendo madre, criando en el amor, viviendo la sexualidad gozosa, y estando en la Tierra... Lo siento, pero esa es mi perspectiva. Patada al ovni, si ese es el plan que trae para "instruir" a la humanidad. Que puede que existan otros "ovnis" con otro plan, pero esos sin duda ni vienen a insectizar, ni dejan a la gente traumatizada con manipulaciones "por su bien" o "por el bien de la humanidad". El autoritarismo, la jerarquía vertical colmenaria, es otra cosa que no soporto y que me parece una clara señal de algo, o alguien, que solo busca dominar a los demás, o organizar la vida de una manera que no es, definitivamente, HUMANA. La vida de los insectos, que quede para ellos.

lunes, 20 de mayo de 2019

"Comunión" de Whitley Strieber.


(Escrito en mi muro de facebook en setiembre del 2018)

Me acabo de terminar "Comunión" de Whitley Strieber (publicado por Reediciones Anómalas) y no puedo reprimir el impulso de comentar el libro con mis contactos. Estoy impresionada y contenta a la vez. Impresionada porque supera, con mucho, lo que esperaba encontrar. Creía que sería un libro interesante, porque sabía que fue mítico en su tiempo (años 70´) Pero no esperaba ni de lejos la calidad, dado que trata el peliagudo, escabroso tema de los "visitantes de dormitorio" (aliens grises dicho vulgarmente) y todo lo que he leído sobre eso es bastante kk, por decirlo finamente.

Y de repente, este libro. Se nota, y mucho, que Whitley es escritor. De hecho, me queda la duda de si ha contado de veras sus experiencias nocturnas con aliens o "lo que sea" (pues ese misterio no se desvela) o si ha confeccionado una especie de libro híbrido entre la novela y la investigación. En todo caso, mi asombro ha venido por dos motivos:

- Uno, Whitley Strieber "piensa". Y piensa bien. Y es un alivio leer un libro sobre estas experiencias que esté tan bien razonado, elucubrado, analizado, en el que le ha dado la vuelta por todas partes al tema. Tenemos ahí mucha miga psicológica (sesiones de terapia transcritas, una tras otra, reflexiones sobre posibles significados, etc)

- Dos, el máximo impacto, para mi, ha sido encontrar en esas páginas pistas y cosas que yo llevaba un tiempo pensando y rumiando, pero que no habían tomado forma tan claramente, ni las tenía todas relacionadas como lo hace Whitley. Por ejemplo, he sentido euforia al encontrar desplegada toda la hipótesis insectoide, las reflexiones sobre la similitud entre los aliens grises y los insectos. Hablo de ello aquí, en este post.


Y es que el tema de los seres demoníacos con forma de insecto me trae de cabeza desde hace años (es una tipología demoníaca que no pude incluir en "Demonología", mi libro de "bichos", pero hablaré de ellos cuando haga la segunda parte), pero nunca lo había visto plasmado en un libro, de esta manera. Y para mí ha sido como encajar dos piezas de puzzle muy interesantes, que generarán nuevos circuitos neuronales en mi cabeza. ¡Al tiempo...! Claro que Whitley no piensa que los aliens sean demonios, ni escribe desde ese lenguaje tan creyente/religioso, pero da igual. Solo se trata de una cuestión de distintos lenguajes, y a mí me sirve el suyo, lo entiendo perfectamente. Mi lenguaje tampoco es algo en lo que yo "crea" a capa y espada, sino solo el mejor modo que he encontrado de llegar a cierto público. 

Otro tema que él desarrolla, y mucho mejor que otros autores, es la posible interpretación mitológica (la relación entre visitas de dormitorio, hadas, dioses, y demás en las creencias humanas) También he flipado cuando ha sacado el tema del símbolo del triángulo, tan repetido en esos relatos, porque me he acordado de que Miguel me advirtió hace un par de meses acerca de ese símbolo, asociado con un dios maligno o llamémoslo "cabrón" que traia a mal traer a la humanidad. Y aquí dos piezas más de puzzle hicieron "clac" y me dije: tira de este hilo, porque aquí hay algo.

Pero lo mejor es sin duda la parte psicológica. Whitley describe maravillosamente bien los efectos del terror, del pánico físico. Me he quedado muy impactada con eso. He entendido muchas cosas. Siempre me sucede, además, que cuando leo libros sobre este tema, pienso inevitablemente en los abusos sexuales a la infancia y en todas las circunstancias en las que los niños (y los adultos) viven una sensación de impotencia, de incapacidad de controlar o proteger su cuerpo, y lo que otros les hacen. Y las secuelas de todo esto. (Porque lo de las abducciones está casi siempre asociado a una sensación de ser abusado por "cosas" o "seres")

Hay un pasaje donde Whitley describe cómo el pánico es de tal calibre que siente cómo su "yo" se desintegra y solo queda en él lo más primitivo y animal. Pero luego le surge un sentimiento de sumisión hacia los "bichos" que se convierte, inesperadamente, en afecto. Y reflexiona acerca de los mecanismos que conducen a apegarse o desarrollar afecto con seres que tienen tanta autoridad y poder sobre tí, que te han anulado por completo por asi decirlo. Es muy interesante en ese sentido, porque se puede aplicar a la crianza, pero también a la relación con los tiranos, todos esos reyes y gobernantes injustos...hacia los cuales la gente llega a sentir sumisión y afecto.




Tampoco es que recomiende el libro así en general a mis contactos, porque puede dar miedo a algunas personas hipersensibles (hay cosas muy inquietantes ahí, en algunos pasajes del libro) Y segundo porque sé que esta clase de lecturas son cosa de minorías, pues el tema se las trae, y de hecho es tan tabú que lo raro es que alguien admita en público que le da curiosidad o le interesa. Se suele perder mucho prestigio social si sacas en una conversación el tema de los ovnis y tal. Pero si hablamos ya de aliens-bichos es tres veces peor. Y si se trata de bichos paseándose por las casas humanas o llevándose a la gente, acabáramos. "De eso no se habla." Punto.

Yo investigo desde hace meses este tema porque mis Guías me lo aconsejaron y me dijeron que debía comprender algo. Pero hasta el momento solo había leido cosas muy irregulares, desde franca basura-kk, hasta escritos mixtos donde hay una parte buena y una mala, y se nota que el investigador hace lo que puede y tiene buena intención, pero no da para más y el resultado es poco lúcido, un pastel confuso. Por eso me ha sorprendido mucho este libro. Es un tesoro para alguien como yo poder leerlo. Incluso aunque fuera una ficción del autor (y no me lo parece), se le nota muy documentado y mucho más certero que otros en sus hipótesis. Porque además no tiene miedo de plantearse toda clase de posibilidades y deja el libro muy abierto, sin una conclusión cerrada. Eso me gusta. Me da mucha pena cuando un "investigador" fuerza todas las hipótesis para que encajen con su idea, o cuando todo lo ve de un solo color.

Fascinante y suculento, en resumen. Me alegro mucho de haber contribuido con mi donativo hace meses para que Reediciones Anómalas lo sacara a la luz, porque esto era inencontrable en España. Encima la edición está super bien, el libro da gusto tocarlo, es de calidad y a un precio muy asequible.

Eso sí, tras leer este libro, más convencida estoy de que no me fío de todo lo que parezcan "aliens-bichos". Ni un gramo de compasión me suscitan esos seres, energías o lo que sean. Más bien siento una ira fueguina e incendiaria que ya he sentido otras veces, viene de la Tierra y de lo sagrado en mi, y sé lo que significa: ¡Defensa!

Razones para ser madre (dar vida)

 (La fotografía es de una madre judía, Paul Schutzer/The LIFE Picture Collection/Getty Images 1960)

Cada vez que leo algún argumento del tipo "es un mal mundo y un mal momento para traer hijos a la vida", se me aparece algún muerto de épocas o contextos más complicados, que tal vez murió por una enfermedad infecciosa, o por que se cayó de un árbol, o porque lo atacó un oso, o porque se hizo un corte feo y se infectó, o por hambre o por frío, o por una catástrofe o en una guerra... Y son miles, millones, que me dicen: "No sabeis lo que decís, ni la suerte que tenéis".

En esto del traer vida al mundo no se puede, ni se debe, generalizar. Hay que poner el foco en lo que cada persona vive, en su contexto inmediato. Porque es ahí donde se desarrollará su vida, sin abstraciones globalistas. Pero es que además, nos hemos vuelto muy pretenciosos, queremos tener hijos "solo si" viven hasta los 80 y sin problemas, y eso es algo bastante inédito. En general nunca hubo garantías. En general siempre se supo que nacías pero después "vete a saber lo que pasaría".

Últimamente ya no son ni los muertos. Es la Tierra la que me habla cuando leo argumentos en contra de la maternidad a causa de "la época mala en que vivimos". Y hablo de España, mi país, y de mi parte del mundo ¿eh? La Tierra me dice que la única razón de peso para tener hijos debiera ser vivir una historia de amor "en carne y hueso". Está a favor de regular la natalidad e intentar no vivir embarazos si no se desean niños, calculando con un poco de cabeza las posibilidades de criarlos que tenemos. Pero de ahí a decir que es mejor no tener hijos por cómo está el mundo... Bueno, ha habido épocas muy malas y contextos fatales, y a pesar de todo, se vivió en ellos una historia de amor verdadero, y aunque fuera corta, mereció la pena y la vida cumplió su función.

Por lo visto la perspectiva de la Tierra es distinta a la nuestra. Lo que cuenta son las historias de amor, para Ella. Vivirlas o no vivirlas, y cuán plenamente las vivimos. (Y ojo, porque no solo me habla del amor entre madres e hijos sino también del amor entre adultos, aunque ese ya es otro tema que excede a este post)

La brevedad de una vida o su éxito conforme a parámetros culturales, no es el sentido de todo esto, según la voz de la Tierra que oigo, sino la oportunidad de vivir historias de amor "encarnadas", y cuanto más plenas, profundas, totales, y "para siempre", mejor.

¿Somos capaces de traducir la Eternidad de la que venimos a la materialidad lineal, a la carne? Ahí está la cuestión, el desafío. ¿Somos capaces de amar en la Tierra COMO en el Cielo? Amar en sueños, qué facil es. Amar en el día a dia a personas de carne y hueso, es harina de otro costal. Amar a un hijo cuando es chiquito y todo va bien, qué fácil es. Amarlo cuando crece y las cosas se complican, o amarlo y amar su vida cuando todo se pone feo, y nos sentimos sin fuerza...es otra cuestión.

Etcétera. Porque si calla la Tierra entonces oigo a los muertos diciéndome lo que opinan ellos de nuestra "mala época" y os puedo asegurar que hay historias terribles de vidas terribles y de muertes terribles, y ¿sabéis qué? Que ellos mismos me dicen que "volverían a nacer sin dudarlo". A pesar de todo. Con lo cual fíjate, el inmenso valor de la carne. La inmensa oportunidad de traer vidas al mundo, de vivir encarnados.

Felicidades, mamás, por contribuir a que la vida se realice a si misma. Y fuerza en el amor, porque es todo lo que tenemos y todo lo que nos quedará, para siempre. Que nadie os haga sentir como tontas sentimentales, o ignorantes, o egoístas por haber traido adrede hijos al mundo... Sois las reinas de la vida y punto pelota. La Tierra os ama, casi diría que os venera, así que ya veis.

Jesús y el cuerpo de carne.

La historia de Jesús está repleta, de principio a fin, de amor por el cuerpo, por la carnalidad y por los cuerpos. El primer milagro de Jesús, fue por petición de su madre, y consistió en convertir el agua en vino para que una boda a la que asistían, no se estropeara. Convertir el agua en vino hoy en día sería visto como una vulgaridad, y para muchas personas religiosas, o espirituales de diversas tendencias, sería como "vibrar en lo bajo", preocupándose de naderías. Que ayunen los novios o que beba agua todo el mundo y arreando, que el cuerpo y sus alegrías no son tan importantes.

La prédica de Jesús siempre fue espíritumaterial, todo junto. Nunca hubo una separación de "aquí el espíritu, aquí el cuerpo". Nunca hubo un discurso del tipo "bah, deja al cuerpo, que es un espejismo". Se pasó la vida curando a gente, o atendiéndola de un modo real y próximo, carnal, palpable. Tocando gente, hablando con gente, comiendo con gente (hasta multiplicando panes y peces para dar de comer a gente) Amansando aguas para que no tuvieran miedo sus amigos en la barca (otro ejemplo de integración absoluta de la importancia de la materia y sus elementos), ayudando en la pesca, etc.

La misma historia de Jesús se inicia porque "dios se quería ENCARNAR", es decir si profundizamos en esa expresión y la despojamos de discursos aprendidos, si somos capaces de mirarla como si la escucháramos por primera vez, podemos ver que todo el asunto de la vida (y/o leyenda) de Jesús, su mito y sus hechos, gira en torno a la encarnación, al proceso de ser un humano de carne y hueso con la divinidad integrada. Vivir lo sagrado y lo cotidiano en un solo respirar, en un solo ser.

Ayer pensaba en esto porque se celebraba la última cena. De nuevo, un acto carnal donde los haya. Una reunión de amigos, una cena y además se inicia con un Jesús que se pone a lavar los pies a los otros. Un gesto que implica honrar, cuidar, amar los cuerpos de los amigos, empezando por la parte de los cuerpos que más en contacto está con la Tierra, y que se ha considerado (as veces) vulgar, polvorienta. Pero él fue y se puso a lavarles los pies.

Yo con lo que voy sabiendo, intuyo o me da la sensación de que Jesús estaba confiriendo alguna clase de iniciación o transmisión de energía a sus amigos. Estaba ayudándoles a terminar de encarnarse, o de encarnar en ellos su parte sagrada y celestial con su parte humana carnal y terrestre. Algo así como reparar los "puertos de conexión" para que Tierro y Ciela se unieran mejor en ellos. Por eso cuando Pedro se negó a que Jesús le lavara los pies (¿Cómo vas a lavarme tú los pies a mi, hombre?) por considerar que era humillante o poco honorable para Jesús, éste le respondió que si no le dejaba que le lavara los pies, "no entraría en el Reino de los Cielos". Porque el Reino, en la mística judía (según lo que estoy aprendiendo) se asocia con la Tierra, la zona baja del cuerpo, y la capacidad de la presencia divina de "estar" en la Tierra. La expresión "Reino de los Cielos" viene a ser como decir: Los Cielos en la Tierra. Unir los dos extremos, lo denso con lo etéreo, abajo con arriba.

Lo escandaloso de la vida de Jesús no era solo lo que decía, sino lo que hacía. Su constante insistencia en tocar cuerpos, curar cuerpos, atender cuerpos. Creo que lo de la crucifixión fue como una reacción extrema de las fuerzas adversas ante esta cosa intolerable de MOSTRAR con hechos a otros seres humanos un camino para vivir lo cotidiano y encarnado como sagrado, demostrando que el amor, la compasión y la comprensión, eran capaces de curar emociones, cambiar pensamientos y, a veces, hasta sanar cuerpos.

Crucificarle fue como deciR: "Venga, a ver si tan listo eres, qué haces con esa experiencia. A ver si sigues en el cuerpo, tío listo. A ver qué te parece la encarnación ahora. ¿Vas a renegar por fin del cuerpo y la materia, o qué? Venga, di de una p. vez que nacer es una mierda, que el cuerpo es una cosa estúpida y que no hay que cuidarse ni tocarse, que el amor es solo lo etéreo y que el cuerpo y sus sentidos los dejen para nosotros, los demonios".

Por aquello de la no violencia llevada a su extremo, Jesús llevó el camino hasta el fin y vivió encarnado hasta el fin el dolor de la tortura corporal, y así experimentó la sensación atroz de los cuerpos que sufren. Llegando a sentir (aunque no lo creyera, lo sentia) que Dios le había abandonado. Es decir, en esos instantes pudo sentir lo que millones de personas en el mundo sienten cuando ufren "demasiado": que están demasiado solas, abandonadas, que el Cielo no existe o está en otra parte...

Jesús era "empatía pura" hasta en eso. Compasión absoluta. Tomaba en si las emociones de los que sufrían. Lloraba con los tristes (como cuando murió Lázaro, o como cuando se apenó por la viuda a la que se le murió la hija) y se alegraba con los alegres. Y cuando fue cricificado, sufrió con los que sufrían, no vivió un estado del tipo "no hay dolor, el cuerpo no existe, todo es un espejismo, yupi, trascendamos, qué bien porque voy a morir". Al contrario, sufrió no solo físicamente sino internamente, en sus emociones y pensamientos. Así que fue una vez más, uno con los demás. Pero los "demonios" no lograron que predicara en contra del cuerpo, ni que dijera desde la cruz: "mirad, me he equivocado, todo ha sido un error, dejad al cuerpo porque es pasajero y sufre. Trascended, enfocaos solo en la vida mental y emocional y en oraciones, etc".

La leyenda (pues no voy a debatir si es realidad o qué, lo considero secundario para el mensaje que veo ahora mismo) dice que, tal fue su perseverancia en estar en el cuerpo, habitarlo como ser sagrado y encarnar su divinidad hasta el final, que le sucedió "una resurrección", que viene a ser como una metamorfosis. Murió como oruga ...colgada...pero mientras las fuerzas adversas intentaban hacerle renunciar a la intolerable idea de que se puede encarnar divinidad en materia (podemos ser seres sagrados andantes), él más se encarnaba, más persistía, y tanto se adentró en su cuerpo, amándolo y persistiendo, que culminó la metamorfosis... Y renació con "un cuerpo renovado".

Para mí, la carga simbólica de toda esta historia es fuertísima, pero no puedo dejar de ver que las fuerzas contrarias a la difusión de caminos de encarnación, han seguido luchando para borrar ese mensaje y ese camino, para difuminar las huellas del mismo, e incluso para convertir el cristianismo (luego de la partida de Jesús) en una religión anti cuerpo y anti carnalidad, al menos durante muchas etapas eclesiales, y en boca de innumerables predicadores que pensaron que se trataba de aborrecer el cuerpo. Como si no vieran la verdad de los hechos de la vida de Jesús, ni entendieran el concepto "encarnación". Como si algo les hubiera cegado los ojos y les filtrara los datos. Doctrinas tan poco cristianas, tan poco "Jesusianas" que da qué pensar.

Chicos, que el primer milagro fue convertir agua en vino... Y que todo terminó con Jesús lavando los pies a sus amigos y cenando con ellos. ¿Qué parte de la historia no entendéis? ¿No os dais cuenta de que se filtraron en el cristianismo influencias de otras religiones y espiritualidades ascéticas y miedosas de la vida carnal, que nada tenían que ver con lo que enseñó Jesús?

En fin... Hale, ya he soltado mi predicación de viernes santo. Este es el Jesús que yo veo, este es el cristianismo que yo respeto: lavar los pies a los demás, tocar cuerpos, dar la mano, dar expresión al sufrimiento del mundo para aliviar cargas, y ayudar como sea y en la medida de lo posible, a encarnarnos, a que la gente se encarne más y mejor. A que el "Reino" suceda en cada persona. La unión de Cielo y Tierra hasta que no se sienta diferencia y, como me decían los ángeles una vez, ya no se pueda decir que algo es espiritual o material, sino espíritumaterial, en una sola palabra, en un solo gesto, en una sola respiración.

miércoles, 1 de mayo de 2019

Sobre la película "Khadak".

(Arriba, la chamana que sale en la película "Khadak", en pleno rescate de un alma extraviada)

En culturas nativas variadas, el rol de "rescate" espiritual lo desarrollaban los chamanes y chamanas. Sobre esto habría mucho que hablar, pero os dejo un videíto corto extraído de una película de Mongolia (Se titula "Khadak") Es una escena de "rescate de alma" realizado por una chamana. Explico el contexto de la escena inicial para los curiosos y las personas fans del chamanismo/terapias alternativas: el chico tumbado en la cama ha sufrido en la nieve un ataque que lo ha dejado ko, catatónico, inconsciente, y aunque lo han llevado a casa (a la yurta) no se recupera. Así que llaman a la chamana.

La chamana es esa mujer con pinta de "vieja despeinada y loca" que empieza a hacer cosas "raras" junto al chico tumbado. (Todo lo que se ve está documentado, son rasgos del chamanismo de esos lugares)

La chamana luego toca un tambor... El hombre sentado que la sostiene al final es el padre del chico. La mujer más joven es la madre. La chamana se derrumba al final porque tanto trance y tan intenso es algo muy exigente para el cuerpo físico. El chamanismo tradicional es algo muy, muy corporal. Muy de los cinco sentidos y algunos más.

La chamana está llamando al alma del chico, que está extraviada (por eso no ha recuperado la consciencia) Se ve cómo se solapan dos escenarios: la yurta, donde están los cuerpos, y el paisaje nevado, donde están las "almas": la del chico enfermo, y la de la chamana, que se "proyecta" en su búsqueda.

Es un rescate en toda regla, porque solo gracias a la llamada, los gestos, los gritos de ella, el chico reacciona. Los "rescates de alma" se realizan para recuperar trozos de la energía del ser que se han quedado "fuera" o "lejos" debido a sustos, impactos fuertes, traumas, etcétera. Pero no todos los chamanes saben hacer estas cosas, que son especialidades de algunos. Yo por ejemplo nunca he hecho un "rescate" de estos. Tengo otro camino, en general trabajo con la escucha corporal y el diálogo con los "trozos del ser" o con el cuerpo (según) Pero también es que vivo en la cultura más verbal que existe, y aquí todo se quiere "entender". En fin, es un temazo, no me quiero enrollar mucho sobre chamanismo sino sobre el concepto de rescatar a otro. Todas las culturas han tenido su manera y sus personas especializadas en unos tipos de ayuda u otras.

También comparto este vídeo porque la conexión con el arquetipo de "bruja despeinada y loca" está clara y nos puede ayudar a entender ciertos cuentos antiguos. Existieron mujeres así en las culturas nativas de muchos paises. Algunas formas de chamanismo se recreaban en el cuidado personal, pero otras no. Hay un tipo de camino chamánico que es deliberadamente rompedor y extraño, inquietante y perturbador. Muchos chamanes y chamanas no eran precisamente populares en sus comunidades, sino temidos por "raros", o porque nadie sabía con qué podían salir o qué se les iba a ocurrir hacer. Trabajar cerca del Infinito puede producir combinaciones raras en la gente. O en alguna gente.

Cuando vi esta película me hice muy fan de la chamana. Tengo un vínculo con el chamanismo de Siberia/mongolia y zonas aledañas que cuando asoma, me hace añorar otros modos de comunicarse y moverse. Pero en fin, vivo donde vivo y aquí soy la del moño. Nada de greñas. Y nada de pegar latigazos "de broma" a los inconscientes para que despierten, que aquí eso no se entiende (aunque a Abuela Norte le encantaría repartir unas cuantas os. y pegar unos cuantos gritos ja ja)

Por cierto: detalle maravilloso, la chamana llama al "Arbol Sagrado", Madre. Es la diosa Madre Árbol...la que tanto me gusta y que asoma en tantas zonas del mundo (Yo la descubrí gracias a la conexión pagana eslava y su diosa Mokosh /Makos)

Rescate de alma con uds, al modo antiguo salvaje, verlo aquí:

www.facebook.com/estudioschamanicos/videos/1294988067185828/

Contra las personas y roles ayudadores.


De los creadores de:
- Tu realidad la creas tú.
- Lo que te pasa es por que quieres (o sea, por tu culpa)
- Trascender es lograr existir a solas.
- Tú eres Dios (no te engañes, y que no te engañen)
- O sea: NADIE NECESITA A NADIE.

Llega ahora una nueva versión de lo mismo, titulada:
- Si te ahogas (es decir te mueres, asfixias, hundes, etcétera) es porque aún esperas que te salven.
- Si quieres ayudar o rescatar a alguien es que tienes un ego delirante con complejo de salvador.

Porque como "Nadie necesita a nadie", se deduce que "nadie puede salvar a nadie", pero también que "si sientes que no puedes más" y deseas que alguien te ayude o te rescate, muy mal. Es mentira, te estás engañando, siempre se puede. Siempre se puede TODO, además.

Y de lo cual llegamos a:
- NO HAY LÍMITES. No tenemos límites como cuerpos, como personas, como seres.
Que es, a su vez, una expresión más del "Tú eres Dios" y de Lo que te pasa es porque quieres", y de "Tu realidad la creas tú".

Lo que plantean estos lemas, estas consignas repetidas hasta la saciedad en la nueva ola de "pensamiento espiritual", es la inexistencia de la materia, en suma, y la relativización de los límites (porque la materia es limitada)



Estamos ante una ideología anti cuerpo, anti carne. Porque lo que caracteriza a los cuerpos son sus límites, sus formas concretas (y no otras) Así que si asumes que no hay límites, o que estos no son buenos, en el fondo no puedes amar ni aceptar los cuerpos, ni las necesidades y límites de una vida humana encarnada.

Puedes resistir la sed, pero solo hasta cierto punto. Si lo sobrepasas, mueres deshidratado. Puedes resistir el hambre, pero no más allá de ciertos límites. Y todo así: calor, frío, etcétera. Para todo tenemos límites, y aunque estos varíen de persona a persona un poco, o mucho, se puede establecer una norma general y es que si alguien no come en dos meses, probablemente morirá. Salvo que alguien remedie la desgracia. Y si alguien nada durante horas en el mar, se agotará, y se hundirá al final, salvo que alguien lo rescate.

Esto tiene su aplicación, también, en el plano emocional y espiritual. Las personas podemos soportar mucho, pero también nos rompemos emocionalmente si se sobrepasan ciertos límites. Un bebé sobrevive sin caricias o sin amor, pero no demasiado tiempo. Porque tiene límites en lo referente a "soportar" esas carencias. Y aunque nos disguste pensarlo, a los adultos se aplica lo mismo, aunque con variaciones en la medida y otras particularidades. Nadie soporta bien la soledad indefinida, el desamor indefinido, la hostilidad indefinida, los problemas indefinidos, las guerras indefinidas. La psique llega a su límite, las emociones desbordan, las mentes hacen crack. Y en estas condiciones , la misma vida espiritual entra en infiernos difíciles muchísimas veces, salvo raras excepciones en las que ha habido una preparación previa y esa persona tiene una vía de "rescate" interno consolidada.

Nos fascinan las historias de supervivencia extrema, pero precisamente lo hacen porque son muy raras. Lo normal es morirse, una vez se sobrepasan ciertos límites.

Por eso existe la capacidad humana de salvar o rescatar a los que se encuentran en el límite. Los voluntarios que van al Mediterráneo intentando salvar emigrantes, o los que van al desierto de México poniendo bidones de agua para ayudar a sobrevivir a los que cruzan la frontera. Los que llevan comida a las zonas devastadas, o los bomberos entrando en edificios ardiendo. Los médicos que operan de urgencias una peritonitis o realizan una transfusión de sangre, salvan vidas también. Porque si llegas junto a alguien que está "al límite" y le das justo lo que necesita, evitas que sobrepase sus límites y fallezca. Es una ley física, aunque se realice de corazón y con ayuda de la mente que razona.

 
 Esto se aplica también en el plano emocional y espiritual. Personas que están al borde de la depresión, el suicidio, o el colapso, son a veces rescatadas de manera directa o indirecta por un gesto que les toca en lo profundo, que les infunde esperanza nueva, o les da razones para seguir adelante. Personas confusas, tan perdidas que ya no saben qué hacer con nada, en ocasiones encuentran guía y orientación en otras que difunden sabiduría, y les dan pautas que las sacan del caos destructivo. Personas analfabetas en lo espiritual, a veces encuentran quien les enseña a leer y escribir "los signos del mundo" o de la vida y adquieren así unas pautas básicas para comprender cómo funcionan las cosas, y moverse mejor en la existencia. La maestría espiritual verdadera salva vidas "interiores" porque evita que la gente se confunda demasiado y tome decisiones contrarias a su ser, por ejemplo.

Pero todo esto, hoy, está denostado por la nueva ideología espiritual. Porque, ya lo he dicho, como NADIE NECESITA A NADIE, también es cierto que tú eres tu propio maestro, que no necesitas referentes ni información, ni ayuda. Y ¿qué decir del concepto de rescate o salvación espiritual?

Hubo una religión que se inició con este concepto como eje central, fue lo que hacía Jesús. Básicamente Jesús puso en marcha en este continente el arquetipo del salvador, pero es que era verdad. Si alguien cura enfermos, rescata gente de la muerte, o da de comer a los hambrientos, está salvando. Está paliando carencias extremas. Si encima, hace que la gente "conecte" con partes profundas del alma, echen a llorar y cambien pautas desgraciadas de sus vidas, entonces hablamos de salvación espiritual. Pero hoy, esa faceta del cristianismo es muy poco popular y el arquetipo del salvador se degrada. Lo llaman "complejo" de salvador, pero eso en realidad solo es la parte fea o viciada, mal vivida, del impulso natural de ayudar, de sanar, de ser compasivo.

Con el argumento del complejo del salvador, se está borrando el trabajo salvador en sí. Se critica al que se arriesga porayudar a otros o el que se compromete con procesos terapéuticos ajenos de larga duración, diciendo que son desviaciones del ego, que nadie necesita a nadie, y que si esa persona hace eso, es porque le gusta sentirse especial, mejor que las demás, necesaria.

Pero, tal y como me decía ayer la Abuelita Tierra del Teleno, está todo mal y es al revés: deberíamos pelearnos por rescatarnos mutuamente. Debería ser lo normal. Es más, debería ser tan normal que ya ni existirían carencias tan fuertes en unasociedad, porque unos a otros nos igualaríamos y saciaríamos todo el tiempo.

Claro, no vivimos en esa sociedad ideal y pasa lo que pasa. Las carencias son enormes y a veces extremas y mucha gente muere de sed o inanición, en muchos sentidos de la palabra. En este contexto, la prédica de anti-ayuda al otro, no ayuda nada y lo empeora todo.

En otros aspectos, se ha querido enfatizar tanto lo de que "uno es su propio maestro" y "el mesías está en el interior" (que son verdades muy relativas que deben ser matizadas) que los extremos llevan a la gente a sentirse culpable o idiota si "mira" a otra persona porque siente que sabe más en algunos aspectos o sentidos. Porque esa actitud de estar pendiente del más sabio, preparado o lúcido en algún tema, parece que sea como de gente agilipollada, tonta o sumisa.

Nos hemos ido de un extremo a otro, me temo. Pero la realidad de la vida carnal sigue siendo terca, muy terca. Y se siguen salvando personas gracias a la ayuda de otras, a sus palabras, a sus gestos, a su amor o a sus actos. Aunque cada vez parece que sean menos, en algunos ámbitos. Primero, porque los necesitados de ayuda dudan cada día más que esté bien esperar o pedir ayuda de otros. Y van asumiendo que el mar que los separa de lo que necesitan deben cruzarlo en solitario, y si resulta al final que se quedan sin fuerzas a medio camino, asumen que se ahogarán y que "todo está bien, así tenía que ser". O también que "no fueron capaces de tener la mente enfocada en lograrlo". (Todo esto son variantes de haber asumido la idea de que somos Dios y no tenemos límites) Y lo de esperar que alguien compasivo venga en una barca a darnos la mano, como que es de débiles, de ignorantes o de parásitos: "Fíjate, este intenta cruzar el mar y pretende, encima, que otro lo rescate. Menudo caradura"

La segunda razón por la cual cada vez hay menos salvaciones, es porque cuando alguien con capacidad para ayudar a otros en su necesidad concreta, siente las ganas de hacerlo, inmediatamente se censura a si mismo diciendo que eso es muy arrogante y peligroso. Que asumir el rol de salvar a otros es un delirio egoico, bla, bla, blá.

De manera que si pueden ayudar al vecino, no lo hacen. Si pueden ayudar a alguien de la familia, se niegan a ello. Y si ven a alguien a punto de tirarse de un edificio, pasan de largo porque "respetan su decisión" y porque "ir de salvador es muy malo".

No sé si estoy consiguiendo expresar el enorme cambio de paradigma espiritual que estamos viviendo. Desde aquella época en la que el ideal era ayudarse unos a otros y cada uno lo intentaba como podía, hasta el "nadie necesita a nadie, e intentar rescatarse es negativo para los dos" hay un abismo. Y un cambio radical en todo. Pasamos de vivir en tribus o clanes donde la inter dependencia estaba asumida y la ayuda mutua era casi norma obligada, al "no te metas en los problemas del otro porque cada uno ha de saber salir solo del hoyo en el que se cayó".



Cuento todo esto porque ayer noche Anubis vino a explicarme una cosa sobre el tránsito interior, o el proceso necesario para que una persona de cualquier edad pase de un estado de ser (o etapa vital) a otra. Lo comentaré en otro post, pero básicamente me habló de que nadie transita "solo" y la ayuda es necesaria. Y no es casual la figura mítica de Caronte, o de Anubis o de San Cristóbal: los que ayudan a cruzar las aguas del tránsito. O de María como Madre Salvadora.

La figura de San Cristóbal es maravillosa. Una leyenda cargada de sabiduría espiritual que enseña que si hasta Dios hecho niño necesita que le ayuden a cruzar un río caudaloso, ¿qué menos para los demás humanos?

Pero toda la ideología anti-rescate espiritual, anti-maestría, anti-ayuda, siembra el escenario de ideas que vacunan a la población en contra del desarrollo de estos potenciales. Y así las personas que podrían ser maestras de otras para algunos temas, se desentienden de los que necesitan aprender y se les agarran o acercan constantemente, porque juzgan mal esa dependencia. Y los terapeutas se mosquean cuando alguien les va a ver muchas veces porque lo ven dependiente, y empujan a la gente a no "apegarse", como si ya con un par de sesiones tuvieras que "volar" solo. Y los que son fuente de curación o de ayuda o de recursos en un sentido u otro, se van quitando de encima a las personas porque piensan que lo mejor es que cada uno espabile solo y viva su karma solo...y todo solo, en resumen.

Así como van desapareciendo los compromisos entre adultos para criar, se van diluyendo los compromisos entre adultos para ayudarse en muchas otras cosas. Y poco a poco se van minando los vínculos. E impidiendo que surjan vinculaciones nuevas. Porque, ya ha sido dicho: nadie necesita a nadie. Tú puedes y debes sacarte tú solo del hoyo. No necesitas ayuda de otro, espabila. Ni ninguno hemos de preguntarnos, ante la muerte de otro ser humano, si estuvo suficientemente acompañado, o VINCULADO, o por el contrario llevó hasta el extremo la ideología del "nadie necesita a los demás" y de "hazlo tú mismo". Y así asumió su propia extinción cuando rebasó los límites que su ser, de todos modos, tenía, aunque la nueva ideología diga que somos Dios e ilimitados, y si se quiere, se puede.

Si: es cierto que si no hay voluntad y disposición en una persona para hacer "su parte" y vivir su proceso interior, es imposible ayudarla, y en ese sentido es verdad que cada uno "se ayuda/rescata/salva a si mismo". Pero esta realidad es relativa sólo a la mitad de la existencia (la mitad interior) y además está sometida, en la vida carnal, a algo que odiamos reconocer y que son los LÍMITES. Por lo tanto es una verdad muy relativa y no siempre es cierta para una situación personal histórica concreta. Depende.

Pero claro, si no hay límites y somos Dios, entonces nada importa y todo es lo mismo. Nacer, morir, qué más da. Alegría o pena, qué importa. Y si sufres es porque quieres. Tan solo acepta y yastá.

Reivindico:
- El uso del "yo" y del "otro" como conceptos para ayudar a manejar la realidad de la vida encarnada (pues somos cuerpos distintos, con límites, "yo" puedo sentirme muy bien o tener mis necesidades vitales satisfechas, pero a lo mejor el "otro" no, y viceversa)
- La posible maestría espiritual del "otro" frente a mi ignorancia, o mi propia maestría posible, frente a la ignorancia de otro.
- La realidad del rescate o salvación físico, emocional, mental y espiritual (aunque cada tipo de rescate tenga sus límites, particularidades y excepciones)
- La figura del rescatador y de su "oficio" (desde ser bombero, médico, maestro, o voluntario en catástrofes, hasta ser toda persona capaz de sacar a otros de cenagosas situaciones internas gracias al acompañamiento, la terapia, la escucha, la sanación, etcétera)
Finalmente:
- La idea de que necesitarse unos a otros no es nada "malo" sino algo hermoso, y la mejor oportunidad que tenemos para desarrollar y vivir vínculos de afecto intensos, hondos y hasta duraderos, en algunos casos.


Imágenes de Cristóbal (el que cruza el agua a pie con el Niño al hombro) Caronte (el de la barca llena de muertos), Jesús y María Salvadora.